lunes, 28 de abril de 2008

violencia de género: un ejemplo

Un amigo me contó que tiene muchos problemas con la mamá de su hija: no hay acuerdos entre elll*s y todas las cuestiones relacionadas a la visita de la niña, son resueltas por vías judiciales.

Mientras charlábamos, le decía que las leyes son sexistas, y que lo que él está viviendo era una clara situación de violencia de género.

Mi amigo decía que en este caso las leyes eran feministas porque los padres tienen todos las de perder en lo que a l*s hij*s respecta.

Ese comentario me permitió explicarle de que se trata el FEMINISMO, le dije mirá no son feministas las leyes, son sexistas, es decir, quienes hacen las leyes responden a los estereotipos de género, y estos estereotipos, suponen que quienes deben estar con l*s hij*s son las madres y los padres tienen que ir de visita. Es decir, la crianza y el cuidado de l*s niñ*s sigue siendo, según esa perspectiva, exclusividad de las madres.

Le dije ves eso es violencia de género, los hombres también la sufren, por lo que luchamos es por la equidad de derechos, y en este caso madres y padres tienen que tener los mismos derechos, responsabilidades y obligaciones en lo que respecta a sus hij*s.